Cuando pensamos en la limpieza del baño, lo primero que se nos viene a la cabeza es hacer la mejor elección en cuanto al producto antibacteriano y la esponja más adecuados. Sin embargo, la propia esponja debe estar perfectamente limpia y desinfectada. Porque, debes saber que estos accesorios de limpieza son especialmente propicios para la acumulación de gérmenes, bacterias y otros residuos de suciedad. En particular, el exceso de humedad que las esponjas absorben regularmente. Esto conduce al crecimiento de moho.

Además, para proteger tu piel y evitar posibles alergias cutáneas, es fundamental desinfectar y esterilizar tus esponjas. Aquí tienes algunos consejos efectivos para limpiarlos correctamente y disfrutarlos durante mucho tiempo.

¿Por qué es importante limpiar las esponjas de baño?

esponja de baño

pinterest-logo

Esponja de baño – Fuente: spm

Las esponjas de baño, las que usamos en la ducha, a menudo contienen bacterias y moho porque nunca se secan por completo y permanecen húmedas. Limpiarlos y desinfectarlos es, por lo tanto, un paso importante. Pero, ¿con qué frecuencia se deben cambiar? Las esponjas naturales deben cambiarse cada 3 semanas, ya que tienden a desarrollar bacterias con facilidad, mientras que las esponjas sintéticas deben cambiarse cada 4 semanas más o menos. En cuanto a las esponjas a elegir, evita las de malla pero también materiales demasiado abrasivos que puedan irritar la piel.

Cómo limpiar esponjas con agua y vinagre blanco

El primer consejo para limpiar esponjas de baño es usar vinagre blanco. Este ingrediente natural y biodegradable es un limpiador y quitamanchas perfecto que librará a tus esponjas de todos los gérmenes y bacterias.

Mezclar agua con vinagre es, por tanto, el truco más sencillo. Simplemente agregue una cucharada de  vinagre blanco  al agua hirviendo y deje la esponja en remojo durante unos 15 minutos. Cuando la esponja esté completamente empapada en la mezcla, escúrrala y déjela secar para evitar que se forme moho.

Bicarbonato de sodio y agua para desinfectar esponjas

baño de bicarbonato de sodio

pinterest-logo

Bicarbonato de sodio – Fuente: spm

Otro agente limpiador y desengrasante, el bicarbonato de sodio es conocido por sus propiedades antibacterianas. Por lo tanto, es muy adecuado  para el saneamiento de esponjas de baño. Simplemente agregue agua caliente y una cucharada de  bicarbonato de sodio  a un recipiente. Deje la esponja en remojo durante unos 20 minutos, luego enjuague con agua tibia y déjela secar.

¿Cómo limpiar esponjas de baño con agua y lejía?

El consejo final para limpiar las esponjas de tu baño es usar lejía. En un recipiente, agrega agua caliente con una pequeña cantidad de lejía. Deje la esponja en remojo durante 20 minutos, luego enjuague con agua tibia y jabón suave para evitar que los residuos de lejía irriten su piel. ¡Tus esponjas quedarán muy bien limpias sin la sombra de bacterias!

esponja de baño

pinterest-logo

Esponja de baño – Fuente: spm

Cada vez que agregue un producto a la esponja, recuerde enjuagar bien. De esta manera se deshace del resto de ingrediente que pueda quedar en el bizcocho.

Atención: el lugar donde colocas la esponja también es importante. Se recomienda colgarlo para que se seque tranquilamente sin producir más bacterias. También evite una ubicación que esté demasiado cerca de la ducha o el baño para evitar que se moje con regularidad.