Los zapatos blancos son muy bonitos, pero su inconveniente es que duran poco tiempo… Para que sigan como nuevos, descubre este sencillo truco que eliminará todas las manchas sin estropearlos.

Este truco es muy sencillo y solo requiere dos ingredientes: bicarbonato de sodio y agua. Eficaz limpiador con potentes propiedades antibacterianas, el bicarbonato de sodio te ayudará a quitar las manchas de la tela de tus bailarinas o zapatillas deportivas, y a eliminar bacterias y hongos que provocan el mal olor. ¡Gracias a este truco, encontrarás unos zapatos frescos y de un blanco deslumbrante !

Un consejo para limpiar zapatos blancos

Necesitará:

  • ¼ taza de bicarbonato de sodio
  • ½ taza de agua
  • 1 cepillo (de dientes o de uñas)

Indicaciones :

Preparar tu limpiador es muy sencillo: todo lo que tienes que hacer es mezclar el agua y el bicarbonato de sodio hasta formar una pasta.
Quítese los cordones y luego sumerja los zapatos en agua fría. Es importante usar agua fría, ya que el agua caliente puede fijar la mancha en la tela o hacer que los otros colores se borre.

Luego aplique una cantidad suficiente de pasta de bicarbonato de sodio en su cepillo y frote sus zapatos. Insiste en las manchas y en los bordes de las suelas. Dejar actuar durante 30 minutos y luego enjuagar los zapatos con agua limpia antes de dejarlos secar al aire.

No olvides lavar también tus cordones, usando la misma técnica o simplemente sumergiéndolos en un recipiente con agua jabonosa.

Otros consejos para limpiar zapatos blancos

  • agua y champú

Si no tienes bicarbonato de sodio, puedes usar esta alternativa igualmente simple y efectiva. Simplemente mezcle 5 cucharadas de champú y ½ litro de agua . Empape un paño limpio en esta solución y luego frote las partes sucias de sus zapatos realizando movimientos circulares enérgicos. Luego, sumerja otra pieza de tela limpia en agua limpia para enjuagar las áreas previamente lavadas. Cuando haya terminado, deje que sus zapatos se sequen al aire.

  • jugo de limon

El jugo de limón es conocido por sus propiedades limpiadoras y blanqueadoras. Simplemente diluya una parte de jugo de limón en cuatro partes de agua, luego sumerja una esponja y frote las manchas en sus zapatos hasta que desaparezcan. Cuando termines de limpiar, enjuaga tus zapatos blancos con agua fría y déjalos secar en un lugar seco y soleado.

  • Pasta dental

Este truco es un método de copia de seguridad. Si no tienes tiempo para lavar tus zapatos correctamente, puedes aplicar una pequeña cantidad de pasta de dientes blanca sobre las manchas y frotar suavemente para enmascararlas. Por otro lado, el dentífrico blanco limpia perfectamente las suelas de plástico.

Consejo: para evitar que los zapatos se deformen mientras se secan, llénalos con papel. Evita los periódicos si están mojados por dentro, ya que la tinta podría mancharlos.